"La mayoría de la gente se esfuerza por mantener sus trabajos, en vez de hacer un buen trabajo".

 

George Lois (Creativo publicitario)

Usa la contabilidad de tu negocio

La contabilidad correcta es un buen instrumento de gestión para tu negocio. No te limites a entregar facturas y tikets a tu gestor para luego olvidarte de ellos.

 

Pide a tu gestor que te informe periódicamente de tu estado contable y aprende a leer la cuenta de resultados de tu negocio. Lo ideal sería que dispusieras de la información en tiempo real (nada difícil con los medios actuales).

 

La contabilidad es la base de todo ello. Si tienes que negociar crédito con el banco, te va a requerir la contabilidad de varios ejercicios y ésta ha de ser veraz.

 

Algunos se extrañan de que su banco no les conceda crédito cuando presentan tres ejercicios seguidos de pérdidas (que realmente están maquillados para no pagar impuestos), pero eso es lo que lee el banco, no que tu les cuentes que en realidad si obtienes beneficios y que la contabilidad es para Hacienda.

 

La contabilidad es, primero, para ti. Para saber cómo marcha de verdad tu negocio, las necesidades de tesorería, de crédito, etc. Llévala al día y úsala a diario. Te hará disciplinado, realista y previsor.

Utiliza el método GTD para aumentar tu productividad