La hora de los jóvenes, ¿para cuándo?

Apoyar a los jóvenes, fomentar la innovación, retener el talento y potenciar a los emprendedores.

 

Tenemos la generación más preparada y se nos va a Europa, mientras lamentamos la pérdida de potencial regenerativo y de la inversión que hace el país en la preparación académica de nuestros hijos e hijas.

Todos queremos dar oportunidades a los jóvenes o, al menos, eso se dice en los discursos. Pero ¿qué hacemos al respecto? Entretenerles y excluirles en el mejor de los casos, en el peor ignorarles o menospreciar la educación recibida.

 

Los concursos públicos para prestación de servicios en Extremadura están generalizando una característica en las empresas suministradoras, basada en la experiencia previa, la cual resulta discriminatoria para los empresarios y autónomos noveles.

 

Mi pregunta es: ¿puede un recién titulado universitario con un máster, Erasmus, segunda lengua y tres cursos de especialización, uno de emprendedores y otro de monitor de tiempo libre, acreditar experiencia en un concurso público de la Junta de Extremadura?

 

Exigir la acreditación de solvencia técnica, basándose en la experiencia mínima de tres años en trabajos análogos, es un despropósito político de funestas consecuencias para nuestro tejido de innovación. ¿Porqué?

 

En primer lugar, porque excluye a multitud de jóvenes cuya preparación elogiamos en nuestros programas formativos. Titulados superiores que conocen y dominan las últimas técnicas para efectuar los trabajos licitados. Mentes frescas y entrenadas para abordar lo nuevo y generar disrupción en el campo de la innovación, con mayor potencia que los expertos cincuentones.

 

En segundo lugar, porque la solvencia técnica puede fundarse tanto en la experiencia como en la preparación académica y extra-académica. Soportarla de forma excluyente en una sola vía, es arbitrario y empobrecedor para nuestra sociedad y nuestro tejido económico.

 

En tercer lugar, porque crea un coto cerrado en el que se privilegia a los primeros que pudieron entrar en el círculo exclusivo de los que tienen experiencia, los cuales acumularán cada vez más experiencia por exclusión de los que no la tienen. Se crea así una espiral perversa de ventaja competitiva para unos pocos, en un entorno anti-competitivo y restrictivo del mercado.

 

En cuarto lugar, encontramos actividades que por su novedad difícilmente pueden acumular antigüedad experiencial para casi nadie. Pocos pueden sostener una experiencia real y con resultados, en funciones de community manager, por ejemplo, o experto en SEO, con trayectoria empresarial acreditable administrativamente. Pero muchos de nuestros jóvenes son auténticos maestros en estas y otras cuestiones aún por licitar.

 

Alguna razón habrá para sostener que lo correcto sea el actual estado de cosas, y no negaré que existan, si bien del mismo se desprenden algunas consecuencias que, como empresario, me preocupan.

 

Por ejemplo, si la administración prioriza la antigüedad en una actividad como muestra de la solvencia técnica en los concursos, quizá no sea tan necesario que yo en mi empresa inicie vías nuevas y disruptivas de negocio, sino más bien lo contrario, de cara a acumular la experiencia necesaria para acceder a las homologaciones y ganar concursos mediante actividades recurrentes. Puede que mi estrategia no resulte muy innovadora, pero es más garantista para mi negocio.

 

Otra cosa es que, quizás, yo debería aprender de nuestros gobernantes y hacer lo mismo, no tomando riesgos al contratar a jóvenes “no solventes” y dejando que otros hicieran el trabajo de emplearles y darles la oportunidad de adquirir experiencia válida. Si bien minimizo un riesgo, aumento otro, el que resulta de dejar que esos jóvenes se marchen de la región para adquirir tal experiencia y muchos no vuelvan. A la larga esto perjudicará mi negocio.

 

Por último, me preocupa como empresario, ver como el marco de la competencia intra-regional es cada vez más estrecho, allí donde debería ser más amplio, dando lugar a la aparición de nuevos emprendedores, autónomos y empresarios, diversificando la oferta, creando nuevos servicios y productos. En suma, oportunidades para la regeneración de nuestro tejido productivo en línea con la política difundida por nuestro propio gobierno autonómico. 

 

Si la contratación pública no fomenta la inclusión de nuevos agentes proveedores, entonces cabrá hablar de una auténtica generación perdida en Extremadura.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Alberto (jueves, 12 junio 2014 16:03)

    Es una pena ver como por un lado "venden" la idea de ayudar a emprendedores y por otro, a la hora de la verdad, sacan licitaciones como ExtremaTIC donde un requisito insalvable es contar con al menos 3 años de experiencia en la prestación de servicios como: SEO, WPO y demás acciones, las cuales, era dificil encontrar a empresas que profesionalemnte ofrecieran estos servicios en aquella época.

    Veo genial que estas 4 empresas estén, pero quedar fuera a los "emprendedores" con los que se les llena la boca en cada discurso político.... me parece algo más que absurdo, más aún cuando estos emprendedores pueden estar igual o mejor formados en estas materias que el resto.

  • #2

    Ángela Castuera (martes, 17 junio 2014 13:19)

    Cuánta razón tienes, Antonio.

    Es desmotivador en muchos de los casos que expresas, como deniegan oportunidades, a personas tan cualificadas. Que no se rinden, pero lo que si bien es cierto, empiezan a ver las oportunidades en otros países, donde realmente se los valora. Es una realidad confirmada, la fuga de cerebros. Para los que seguimos aquí, solo nos queda prepararnos mejor en campos que empezamos a conocer, pensar en ideas de negocios (opciones difíciles y costosas para principiantes) o pensar en zarpar al extranjero, con el resto de profesionales y amigos que allí se encuentran.

    Por otro lado, creo que a la administración, le queda muchos aspectos que valorar y meditar, en temas de emprendimiento, profesionalidad, flexibilidad y reconocimiento.

  • #3

    Antonio Rodríguez (jueves, 19 junio 2014 19:45)

    Me agrada, como no, saber que otras personas comparten mi opinión. Espero vuestra difusión como forma de trabajo por conseguir un trato más justo para los jóvenes, desde las administraciones y cuerpo político.